El seguro de transportes en España presenta una controvertida peculiaridad. Si bien con carácter internacional el seguro de transportes es un seguro de responsabilidades, en España, suele referirse a un seguro de daños a la mercancía transportada.
Conforme a lo anterior, y hablando del aseguramiento de mercancías transportadas, hay que diferenciar el seguro de mercancías y el seguro de responsabilidad civil. El primer caso asegura el interés del propietario de las mercancías en que estas mantengan su integridad. Lo que este tipo de seguro indemniza en caso de siniestro son los daños o averías que hayan sufrido las cosas transportadas. El segundo caso, sin embargo, el interés asegurado es la responsabilidad que haya podido asumir el transportista como consecuencia del transporte y en virtud del contrato celebrado con el remitente de la mercancía. El asegurado, a través de un seguro de responsabilidad civil no trata de proteger las mercancías transportadas, interés que en el mundo del seguro internacional siempre se imputa al propietario de las mismas, sino defender el propio patrimonio por la responsabilidad que el transportista asume con su contrato de transporte.
En el primer caso, el denominado seguro de daños, el asegurador se obliga por medio del seguro de transportes a indemnizar al propietario por la pérdida sufrida en la mercancía, subrogándose en las acciones que aquel pueda tener contra el porteador responsable, nacidas del contrato de transporte. La culpa del asegurado excluye en el seguro de transporte la obligación del asegurador. En el seguro de seguro de responsabilidad civil sin embargo, sin culpa no hay responsabilidad, ni por tanto entra en juego la obligación del asegurador.
Desde el punto de vista del seguro de transportes, tiene la consideración de mercancía cualquier género de objeto susceptible de ser transportado.

En particular, en los seguros de transportes de mercancías se pueden cubrir:

a) Daños materiales; Destrucción, menoscabo o desaparición de las mercancías transportadas
b) Gastos derivados de daños materiales; Gastos de transporte, Gastos de embarque y flete, Beneficio comercial, Derechos de aduana, Primas de seguros…
c) Responsabilidades
Los seguros de transportes de mercancías no cubren perjuicios que no sean consecuencia directa de daños materiales. Por tanto no se cubren perjuicios tales como:
a) Cancelación de pedidos
b) Impago del comprador
c) Riesgo de cambio
d) Riesgos políticos
Las coberturas de los seguros de mercancías se pueden otorgar durante:
a) El transporte
b) Las estancias
c) Las operaciones de carga y descarga

En la póliza de seguro de transportes internacionales debe definirse con precisión la Fórmula Internacional de Contratación (comúnmente conocidas por incoterms) pactada entre comprador y vendedor, pues esta determinará desde donde y hasta donde se extiende la cobertura de la póliza de seguros de transportes.
Los incoterms son unas normas que establecen un conjunto de reglas internacionales, de carácter facultativo, que unifican la interpretación de los términos comerciales utilizados en las transacciones internacionales.
Los incoterms definen una fórmula de determinar la extensión de las obligaciones que contraen vendedor y comprador en una transacción internacional. Regulan las obligaciones del vendedor y comprador, en lo que respecta a:

  • Entrega de mercancías
  • Transmisión de los riesgos
  • Distribución de los gastos
  • Distribución de documentos
  • Trámites documentales necesarios para cruzar las fronteras

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR